domingo, 2 de mayo de 2010

Javier Ruibal. Amada.

Para personas como yo, duras de oído para esto de la música, tiene un merito enorme que una canción logre conmoverlo y le llegue, por extraños vericuetos, al alma. Amada, una antigua canción de Javier Ruibal lo logró.


Amada

(Javier Ruibal)

Límpiame, mujer,
sudor y sangre sólo traigo;
ni siquiera soy aquél
que viste partir.
Mira bien, mujer,
el llanto amargo que derramo:
es lo único bueno
que encontré para ti.

Tanto si vencí
como si vuelvo derrotado,
se asoma la muerte
por toda mi piel;
y si han de venir
para arrancarme de tu lado,
átate a mi cuerpo
de manos y pies.

Amada,
sólo el agua clara
refleja la luna
que ayer adorabas.

Amada,
ya no tengo duda:
no es la misma luna
que llevo en la espada.

Amada,
ya no seré nada
si tú no me llevas
lejos de las armas.