viernes, 31 de diciembre de 2010

¡¡Por un feliz 2011!!

viernes, 17 de diciembre de 2010

Un Carlos Gimenez primerizo










Una de sus primeros trabajos, datado en 1961 y aparecido en el número 1 de la colección "Hombres heroicos" de la editorial Maga.

jueves, 25 de noviembre de 2010

CHT comics/ historietas/ tebeos.



Tener entre las manos una revista como CHT es un autentico placer. Un trabajo cuidadísimo en la forma y en el fondo.
La primera impresión es que algo de esa calidad solo esta al alcance de un gran editor que a su vez se ha procurado un elenco de especialistas de lujo y que la tirada permite que llegue a todos los rincones donde un buen aficionado pueda comprarla y disfrutarla.
Desgraciadamente este mundillo del tebeo no nos tiene acostumbrados a la lógica, y porque no decirlo, al buen hacer. De modo que esta revista, que recomiendo sin reservas, esta en manos de un par de aficionados ( no se vea ningún tinte peyorativo en ello por favor) Horacio Diez y Carlos Uriondo, la tirada es muy reducida y solo se puede adquirir por suscripción.
En tu mano está el contarte entre los privilegiados que la pueden saborear y contribuir a su pervivencia. Es justo y necesario, que se diria en misa.

martes, 2 de noviembre de 2010

Mi nuevo blog de caricaturas y reseña en el diario JAEN.


Hace tiempo que queria dar salida a las caricaturas de estos ultimos años y dado que mi antigua web de caricaturas no me gusta y es complicadilla de actualizar decidí crear un blog (sí, otro) al efecto.
Espero que os guste y confio actualizarlo con frecuencia.
Nuevo blog http://paconajeracaricaturas.blogspot.com
Otros blogs de caricaturas:
Paco Najera caricaturizado por otros colegas
http://paconajera.blogspot.com
Gentes del comic caricaturizados
http://autoresdecomicaricaturizados.blogspot.com

lunes, 25 de octubre de 2010

Muy Interesante Junior 73




En esta ocasión acompañamos a Hércules Poirot y Miss Marple, sendas criaturas de Agatha Crhistie, rememorando la vida de su prolífica creadora, maestra del misterio y el suspense.
Si gustan, en el numero 73 de este mes de Octubre de Muy Júnior.

lunes, 6 de septiembre de 2010

Muy Interesante Junior nº 71




Nueva entrega comiquera en el MUY, en esta ocasión abordando las leyendas artúricas, Camelot, Merlín, la pérfida Morgana y etc etc.
Si gustan ya en su Kiosco habitual.

lunes, 30 de agosto de 2010

¡¡Y van tres, oigan!!







Aunque cueste creerlo mi carrera como personaje de tebeo va viento en popa. El doctor Paxo Enaxera aparece una vez mas -y van tres- en el ultimo Superlopez "El virus Frankenstein" que tiene a la lucrativa industria farmaceutica y sus trastiendas en el punto de mira y a Bilbao como escenario de esta aventura.
Sigo sin ser malo del todo pese a que pongo todo mi empeño. Limitadillo que es uno. Si gustan, ya en su librería habitual una nueva entrega de nuestro superheroe patrio merced a los buenos oficios del entrañable Jan, al que Dios o la instancia pertinente guarde muchos años.

viernes, 13 de agosto de 2010

Fernando Fernandez. No hay color.


El pasado Lunes se nos fue otro grande de este oficio. Curtido y cultivado en mil batallas, con una técnica en continua evolución, alejado de ortodoxias, con la experimentación como bandera y el color como pasión Fernando nos deja un gran legado y fue y será un referente para varias generaciones de autores y lectores de comics.
Descanse en paz

jueves, 15 de julio de 2010

Víctor de la Fuente por Sanjulian

domingo, 11 de julio de 2010

Dos grandes. Carlos Gimenez y Víctor de la Fuente


Entre las colaboraciones que recabé para el libro de Félix estaba, como no, la de Carlos Gimenez, otro gran maestro que no obstante y como podéis ver en su escrito confesaba su admiracion sin fisuras por Víctor de la Fuente.
Resume mejor que cualquier otra cosa ese referente que ha sido y es Víctor de la Fuente para muchísimos profesionales. Porque si para los aficionados ha sido un grandísimo autor para los que compartimos oficio y podemos ahondar algo mas en la técnica, Victor está en otro estadio, en otra dimensión. Un maestro de maestros.

Víctor de la Fuente, ese increíble artista

Hace pocos días, un buen amigo mío me mandó por correo electrónico unas fotografías del último Salón del Cómic de Madrid. Son las clásicas fotos de este tipo de ferias: grupos de gente desenfadada, autores firmando ejemplares, yo mismo con mis colegas tomando cubatas... En algunas de ellas estoy con Víctor de la Fuente. En las fotos los dos estamos riéndonos, abrazados, como lo que somos, dos buenos amigos que se quieren. "Víctor de la Fuente y yo, dos buenos amigos que se quieren". ¡Qué bonito me suena! Poder decir esto con la convicción de que es cierto es para mí un placer, un gran orgullo y una tremenda satisfacción.
Siempre he pensado que la auténtica valía, a un hombre no se la da ni el dinero ni la fama ni el poder. Se la dan los amigos. La categoría de los amigos es lo que da categoría al que los tiene. Quien puede presumir de tener buenos amigos, amigos de calidad, no necesita presumir de nada más.
Conocí a Víctor de la Fuente en Madrid hace muchos años. Yo tenía veintipocos y él algunos más. Víctor es un poco mayor que yo. Digamos que me lleva una pequeña ventaja en años y una tremenda ventaja en todo lo demás.
Fue en Madrid, en un estudio que habían montado Adolfo Usero, Esteban Maroto y algunos dibujantes más cuyos nombres ahora no recuerdo. Nos había citado allí, a un grupo de profesionales de la capital, el agente Josep Toutain –todavía no era editor- para dilucidar ciertos asuntos relacionados con la agencia Selecciones Ilustradas. Allí vi por primera vez a Víctor de la Fuente.
En la vida hay ciertos hitos que se recuerdan siempre. Se dice que todo el mundo recuerda el día en que mataron a Kennedy y que todo el mundo recuerda también el día en que vio por primera vez el mar. Yo recuerdo el día en que conocí a Víctor de la Fuente.
Por aquella época, Víctor ya era un grandísimo autor conocido, reconocido y admirado por toda la profesión. No había dibujante bueno o malo que no guardase como joyas, entre su documentación, los tebeos –en aquella época los snobs todavía no habían acuñado en España la palabra cómic- que Víctor de la Fuente dibujaba para la Fleetway.
Aquellos cuadernillos de 64 páginas, dos viñetas por página, bolsilibros de pequeño tamaño pero de enorme valor artístico que los dibujantes a medio cocer como yo no nos cansábamos de mirar y remirar con el ansia y la pretensión de asimilar todo aquel talento, con la envidia, la sana y maravillosa envidia del admirador que se obnubila con la magia del maestro.
Recuerdo aquellas espléndidas figuras de soldados japoneses con las piernas abiertas, anclados al suelo por su propio peso. Aquellos jeeps anchos de pecho como los caballos que ha dibujado siempre Víctor, que volaban más que corrían con todas las ruedas en el aire, a punto de desprenderse de los ejes. Aquellas figuras de cintura quebrada girando, disparando y corriendo, todo a la vez. Aquellos cuerpos agachados –"los agachados de Víctor", como dice mi amigo Adolfo Usero cuando asegura que nadie dibujó jamás esas posturas con el talento y la fuerza de Víctor de la Fuente.
Después de aquella primera vez nos hemos visto muchas veces. Al principio sólo cuando coincidíamos en agencias o editoriales, y sobre todo en ferias del cómic, o simposios, que así llegaron a llamarse este tipo de actos.
Y un día llegó en que tuve el honor de ver publicadas mis páginas junto a las de Víctor de la Fuente. En la misma revista. En la revista Trinca.
Para los dibujantes de tebeos, sobre todo cuando se está al comienzo de la profesión, son muy importantes estas tres cosas: 1º) Publicar. Publicar donde sea; esto es lo fundamental. 2º) En qué revista se publica. Que a ser posible sea una revista importante, de gran difusión, que todo el mundo conozca. Y 3º) Junto a qué otros autores publicas. El autor joven se muere por ver sus dibujos impresos al lado de los de autores famosos, formando equipo con ellos.
La revista Trinca fue en su momento una buena revista. Por lo menos desde el punto de vista de la impresión. A todo color, en papel couché, de esmerada edición y estupenda reproducción. Y alto precio. Era –puede decirse- un tebeo de lujo. En esta revista, Víctor de la Fuente publicaba la serie Haxtur.
Hay publicaciones de historietas que se identifican con una serie o con un personaje. Normalmente, con su personaje más importante o de más éxito. Por ejemplo: Chicos fue la revista de Cuto. Pilote era la revista de Asterix. Y Pulgarcito, la de Mortadelo y Filemón. Pues bien, sin discusión alguna, Trinca era la revista de Haxtur. Por aquella época en que yo ya iba de pollito por la profesión, Víctor de la Fuente era el indiscutible Chantecler del gallinero.
Y este es el momento que yo estaba esperando para decir cuatro palabras –se podrían decir muchas más- sobre la serie Haxtur.
De la misma manera que casi nadie conoce los cuadernos de guerra que Víctor dibujó durante siete años para la Fleetway y la DC. Thompson porque jamás, que yo sepa, se han publicado en España, por todo lo contrario es sobradamente conocido el personaje Haxtur. Y no sólo porque se haya reeditado repetidas veces, sino también porque se ha escrito mucho sobre él y porque con frecuencia su nombre se ha utilizado como marca sinónimo del buen cómic. Sirva como ejemplo de lo que digo el hecho de que un Haxtur modelado en bronce da nombre e imagen a los premios del Salón del Cómic del Principado de Asturias.
Si hay en España, en la ya larga y prolífica historia del tebeo español, una serie de auténtico culto, y no sólo para lectores y aficionados, sino también para dibujantes profesionales, críticos y estudiosos, esa serie es Haxtur. Y lo es por derecho propio. Por los indiscutibles méritos y cualidades artísticas de su autor, Víctor de la Fuente, y por lo que ha representado este como modelo, lección, guía y luz para los muchísimos discípulos que han caminado detrás de él.
Haxtur ha sido y todavía es el libro de cabecera de un gran número de historietistas. Haxtur fue sin lugar a dudas el personaje más copiado, más imitado y más plagiado de su época. Y no solamente en España, sino también en Europa y en América. Sobre todo, en la América que habla español. Quien conoce las publicaciones de historietas argentinas, mexicanas, cubanas... sabe de qué estoy hablando
Y me parece bien. Es decir, me parece normal, lógico y hasta adecuado. Si hay que escoger un maestro de quien aprender, si hay que elegir un modelo a quien imitar y estudiar, escojamos al más listo, al que más sabe, al que más nos gusta.
Víctor de la Fuente tiene eso que despierta en el que lo admira las ganas de copiarle, de imitarle. Cuando miras un dibujo de Víctor piensas: "este es el dibujo que me habría gustado hacer a mí", y sientes, como el cleptómano, la necesidad de apropiarte de aquella imagen plagiándola, haciéndola tuya.
Y que conste que yo soy de los que piensan que no se debe plagiar a nadie. Es una cosa muy fea, está mal visto y además es poco honrado. Pero copiar a Víctor de la Fuente debería, si no estar permitido, si al menos tener algún eximente.
Cuando pienso en mi año sabático, ese tiempo de desconexión que sé que nunca podré disfrutar pero con el que a menudo sueño, ese tiempo en que me imagino dando vacaciones a la rutina del trabajo sin pausa que impide reflexionar, ese tiempo en que me veo a mí mismo estudiando dibujo, copiando modelos del natural, haciendo ejercicios sobre la obra de otros dibujantes para romper mi estilo, practicando otras caligrafías... siempre tengo en mente, como objetivo principal, estudiar a fondo la obra del maestro Víctor de la Fuente. Utilizar sus álbumes como láminas de dibujo, estudiar su figura humana, su composición, su puesta en escena. Tratar de entrar en su sensibilidad, en esa comprensión que él tiene de la relación volumen-espacio. Captar su energía. Penetrar en el secreto de su trazo, en la fuerza y belleza de sus imágenes, en ese grafismo total en el que cabe todo y todo está en su sitio, en su distancia y en su importancia.
Quiero además llamar la atención sobre uno de los aspectos más destacables y más admirables del temperamento de este gran artista: su falta de pereza a la hora de plantearse una escena, su capacidad, facilidad y destreza para abordar temas totales, para dibujar, y dibujar magistralmente, aquellas escenas que por su complejidad, por la cantidad de elementos que la componen, la cantidad de personajes que intervienen en ella, por la distancia espacial entre unos y otros y por la dificultad añadida de hacerlos reconocibles e identificables, conllevan tantos problemas que para otros dibujantes sería un trabajo inabordable.
En el estudio de El Manzanares, aquel nuestro primer estudio, que compartimos de jovencitos, casi niños, Adolfo Usero, Esteban Maroto y yo, solíamos clasificar y diferenciar los guiones que nos llegaban para dibujar, nuestro primeros guiones, por "bonitos" o "de huestes".
-¿Qué tal es el guión?
- Bonito
Quería esto decir que era un guión fácil que se prestaba al lucimiento. Pocos personajes en cada viñeta, figuras en movimiento y ambientación no demasiado especificada.
-¿Qué tal es el guión?
- De huestes
- ¡Maldición!
De huestes quería decir que había que dibujar múltiples personajes por viñeta en sirtuaciones complejas: ejércitos a caballo, grupos enfrentados a grupos, muchedumbre, masas... Mucho trabajo. Y lo que era peor, trabajo difícil y poco lucido. A estos guiones también los llamábamos "de castigo".
Bueno, pues para Víctor de la Fuente, ese increíble artista que dibuja con la misma facilidad con la que el resto del mundo escribe, no existen guiones de castigo. Los "de huestes", en virtud de su habilidad y su facilidad, se convierten en "bonitos".
Esos temas inabordables para cualquier dibujante mortal, esos guiones cuya sola lectura arrancaría lágrimas de desesperación e impotencia al dibujante más avezado y curtido, Víctor los ilustra cada día con la naturalidad y facilidad de lo cotidiano. Como lo más normal. Ejércitos contra ejércitos, asaltos, batallas, guerras, muchedumbres desplazándose hacia otras muchedumbres, ejércitos emboscado para sorprender a otros ejércitos, panorámicas de los campos de batalla vistas desde arriba en las que los soldados manejan las baterías de cañones disparando contra los aviones que sobrevuelan los trenes mientras el ejército contrario... ¿Que exagero? No exagero nada. Véase, por ejemplo, el álbum Viva Villa de la serie Los gringos. O tantos otros de su extensa obra.
Resumiendo: que al lado de algunas viñetas de Víctor de la Fuente las ilustraciones de Gustavo Doré para La Divina Comedia parecen trabajitos de alivio.
Por eso, ahora, mirando estas fotografías en las que estoy con mi viejo amigo Víctor, al que tanto quiero y al que tantísimo admiro, me lleno de orgullo. Sé que a su lado siempre seré el amigo del chico. Pero me encanta serlo.
Lo que no quita que tenga decidido que, en mi próxima reencarnación, si he de volver a ser dibujante de tebeos, me pida ser Víctor de la Fuente.

Carlos Giménez
Madrid, abril de 2002

sábado, 10 de julio de 2010

HOMENAJE A VÍCTOR DE LA FUENTE EN BARCELONA, 2003



El acto que tuvo lugar el 9 de mayo de 2003, durante la celebración del XXI Salò del Comic de Barcelona, culminó de la forma más emotiva un proyecto largamente acariciado por quien suscribe, Félix Velasco, pero que no hubiera alcanzado la repercusión ni revestido el más vistoso formato de libro en que finalmente cristalizó, sin el apoyo y aliento de Xavi Morell, editor de Recerca, Paco Nájera, dibujante y contacto de casi todas las colaboraciones especiales, Manuel Barrero, redactor de la bibliografía del maestro y Félix Ruiz, actualmente dibujando para Marvel y brillante diseñador gráfico.
Esta presentación no figuraba programada como tal, pero se antojó imperdonable que, en el seno del acto de puesta de largo de las novedades de Recerca y Alecta para el Saló, y contando además con la presencia del mismísimo Víctor de la Fuente, no se aprovechara la ocasión para rendir un cálido homenaje al Maestro. La compañía era inmejorable: sus discípulos y máximos admiradores, primeras figuras de la historieta española, constituían una auténtica guardia de honor entre el público asistente al acto: Alfonso Azpiri, Adolfo Usero, Josep M. Beà (que acababa de recibir el Gran Premio del Salò), Josep M. Martín Sauri y Carlos Giménez, quien, voz autorizada como ninguna, tomó la palabra para celebrar la ocasión, aunque también lamentar las modestas proporciones de la obra: el único tributo que haría justicia al arte del maestro sería una edición con planchas de tamaño original para resaltar como se merece la producción de Víctor. Ante estas palabras, las del autor del ensayo y otras, el dibujante asturiano quiso responder, con su modestia habitual, pero, nada más empuñar el micrófono, la emoción nubló su voz y no pudo continuar, en parte por el estruendo de aplausos que se produjo por parte de los presentes, transmitiendo la admiración que sentían por esta gloria asturiana de la historieta.
Por supuesto, hubo firma de ejemplares en el stand de Recerca y terminado el acto, en la sala de conferencias, las fotos que acompañan este breve escrito harán perdurar la magia del momento.

Descansa en paz, Maestro.

Félix Velasco, 9 de julio de 2010

Para aquellos interesados en este libro aun se puede conseguir solicitandolo directamente al autor Félix Velasco a este email:
odiseaspacio@yahoo.es

sábado, 3 de julio de 2010

Murió Victor de la Fuente.





Leerán muchas reseñas sobre la muerte de Víctor y en la mayoría, a poco que sepan de que hablan, dirán que ha muerto uno de los grandes autores de cómics españoles. Yo añadiría que del mundo.
Los que ya acumulamos unos añitos se nos perdona que nos repitamos por tanto lo digo una vez más, para mí hay dos grandes autores que me han llegado al tuétano de la sensibilidad, uno es Carlos Giménez y el otro es Víctor de la Fuente.
Es por eso que en este blog ya ha tenido el maestro Victor tres entradas. Una entrevista que le hicimos en la revista Barzelona comics años ha, otra en el libro homenaje en el que tuve el placer de colaborar con Félix Velasco y una guía visual de su tebeografia que ayude al aficionado a localizar la obra de Víctor, que hoy por hoy, en su gran mayoría sigue inédita en el país que le vió nacer. Así tratamos aquí a nuestros hijos ilustres. Le debo una entrada sobre su paso por el Tex de Bonelli donde dejó, como no, su sello inconfundible de calidad.
Tuve el placer y el honor de conocerlo personalmente y hasta de verlo dibujar. Algo que proporciona una cura de humildad a los que nos dedicamos a este duro oficio.
Ya hace años que arrastraba una precaria salud y al fin le llegó su hora. Descanse en paz. Nos deja un enorme legado a degustar por paladares exigentes.
Un abrazo Víctor y hasta siempre.

lunes, 14 de junio de 2010

Blog TRUENO


La asociación amigos del Capitán Trueno ya cuenta con un blog que supone un mayor dinamismo en el contacto con sus asociados y simpatizantes.
Si gustan...

domingo, 6 de junio de 2010

El tunel del tiempo










Una de las series de los años 60 que me gustó especialmente. Reconozco que la temática de los viajes en el tiempo siempre me fascinó. Hubo, como no, coleccionable de cromos, versión en tebeo a través de Novaro, etc, etc.

jueves, 27 de mayo de 2010

Muy Interesante Junior 68



Un nuevo comic, en este caso centrado en la figura de Nerón, un emperador que goza de mala prensa, no sabemos si por perseguir cristianos, por incendiar Roma o por sus excentricidades con la música.
Si gustan, en el 68 del mes de Mayo de la revista Muy Interesante Júnior.

domingo, 9 de mayo de 2010

Una novelita de Paco Nájera junior


Bueno, con un día de diferencia mi hijo, Paco junior, también cumplió años en Mayo, en este caso 20. Y como regalo le edité en Lulu (libros bajo demanda) una novela que escribió con 17 y le he dibujado la portada doble para la ocasión. Le ha hecho mucha ilusión ver en formato libro aquello que él escribió hace unos años y que lo imprimió en unos folios. Hasta el punto de que lo ha retomado y esta escribiendo una segunda novela, continuación de aquella. La temática es cercana al "Señor de los anillos" y similares
En fin, como comprenderéis no va a ganar ningún premio pero creo que tiene valor a esa edad escribir algo coherente en 250 páginas.
Vean:
http://www.lulu.com/product/tapa-blanda/leyendas-de-strata/10914068

domingo, 2 de mayo de 2010

Javier Ruibal. Amada.

Para personas como yo, duras de oído para esto de la música, tiene un merito enorme que una canción logre conmoverlo y le llegue, por extraños vericuetos, al alma. Amada, una antigua canción de Javier Ruibal lo logró.


Amada

(Javier Ruibal)

Límpiame, mujer,
sudor y sangre sólo traigo;
ni siquiera soy aquél
que viste partir.
Mira bien, mujer,
el llanto amargo que derramo:
es lo único bueno
que encontré para ti.

Tanto si vencí
como si vuelvo derrotado,
se asoma la muerte
por toda mi piel;
y si han de venir
para arrancarme de tu lado,
átate a mi cuerpo
de manos y pies.

Amada,
sólo el agua clara
refleja la luna
que ayer adorabas.

Amada,
ya no tengo duda:
no es la misma luna
que llevo en la espada.

Amada,
ya no seré nada
si tú no me llevas
lejos de las armas.

lunes, 22 de marzo de 2010

Bonelli con acento hispano. Jesus Blasco.

































Jesus Blasco es el único de los autores españoles que no debutaron con Bonelli haciendo un Texone, es decir un Tex especial que, como se ha señalado, es en gran parte un banco de pruebas para autores de renombre internacional que después se incorporan, o no, a la colección regular.
Imagino que Blasco avalado por una grandisima y extraordinaria trayectoria dentro y fuera de nuestras fronteras no necesitó del Texone previo y se incorporó sin mas a la serie.
Señalar que Blasco, y el estudio que formó con sus hermanos, ya estaba en el lógico declive tras una dilatadisima carrera pero que pese a todo aun conservaba, como se puede apreciar, una calidad fuera de lo común.
Junto con José Ortiz es el autor español que mas títulos ha dibujado, 18, para Bonelli, en este caso solo de la serie Tex. En ella permaneció hasta su muerte.
Dichos títulos son:
307, 308, 309, 326, 327, 328, 351, 352, 353, 369, 370, 371, 397, 398, 399, 403, 404, 405.